Las claves de un buen workshop

En la mayoría de nuestros proyectos incluimos workshops de cocreación, innovación y creatividad. Lo hacemos porque creemos en los beneficios que aporta trabajar con clientes y usuarios, y porque nos encanta trabajar con las personas.

A lo largo de nuestra trayectoria en diferentes sectores hemos tenido la gran suerte de trabajar en todos los continentes. Más allá de las diferencias culturales que caracterizan cada región y de adaptar siempre los proyectos al contexto social donde trabajamos hemos observado que existen una serie de factores clave para la realización de un buen workshop:

1/ Warming up

Es la fase para definir objetivos, para crear conciencia de grupo y para conducir a los participantes a un estado mental y emocional óptimo. No hay que escatimar nunca en darle a esta fase del workshop la importancia que merece. Si no le prestamos atención, probablemente no obtengamos inputs e insights creativos e innovadores.

En nuestro caso creemos firmemente en el valor que aporta el arte en los ecosistemas negocios y siempre incluimos alguna técnica o herramienta del mundo de las artes escénicas en esta fase del workshop.

2/ El espacio

El espacio tiene que ayudar a que los participantes puedan trabajar de forma práctica, cómoda. En nuestro caso buscamos espacios grandes, con luz y con materiales que nos ayuden a pensar y expresarnos más allá de las palabras.

Aunque siempre buscamos el espacio en función del tipo de cliente, solemos huir de ambientes formales y clásicos como salas de hoteles y oficinas. Nos gusta hacer salir a la gente de sus lugares habituales de trabajo.

3/ Facilitación

Sin ninguna duda la parte más complicada de un buen workshop. Podríamos decir que es todo un arte. No se trata de moderar un grupo sino de saber utilizar las técnicas y herramientas necesarias para estimular y ayudar a los participantes a sacar su faceta más emocional y creativa.

4/ Rigor y creatividad

A veces, y debido a las dinámicas de este tipo de workshops, los participantes tienden a relajarse. Es fundamental aprovechar al máximo el tiempo de trabajo. Por lo general es difícil reunir a determinados perfiles directivos para una sesión de trabajo grupal, asi es que es importante aprovechar al máximo la oportunidad.

La creatividad es un campo de trabajo apasionante y divertido pero también ha de ser riguroso y exigente. Los participantes deben terminar cansados y exhaustos; será un buen síntoma que se verá reflejado en los resultados del workshop.

No Comments

Leave a Comment

Your email address will not be published.