El ecosistema es una unidad integrada por un lado, por los organismos vivos y el medio en que éstos se desarrollan, y por otro, por las interacciones de los organismos entre sí y con el medio, en un tiempo y lugar determinado. En otras palabras, el ecosistema es una unidad formada por factores bióticos (o seres vivos) y abióticos (componentes que carecen de vida), en la que existen interacciones vitales, fluye la energía y circula la materia.

Si establecemos un paralelismo entre ecosistemas biológicos y ecosistemas de negocio podemos concluir que ambos se caracterizan por poseer un grupo de actores interconectados que dependen unos de otros para poder sobrevivir.

Si el ecosistema funciona de manera correcta, los actores podrán prosperar en términos globales; si el ecosistema no funciona bien, los actores pondrán en riesgo el equilibrio del ecosistema y algunos actores tenderán a desaparecer.

Un ejemplo a nivel biológico de los peligros de desequilibrar un ecosistema es la nutria de mar . Es una especie que ayuda regular el ecosistema costero del Noroeste del Pacífico gracias a su consumo de erizos de mar, que a su vez se alimenta de invertebrados y plantas, incluyendo algas y ayuda a mantener la productividad.

La disminución de la población de nutria marina en el siglo XX, cuando fueron capturadas para comerciar con su piel, tuvo un impacto significativamente negativo en una amplia variedad de peces costeros y otros organismos.

Al igual que la nutria, tu empresa u organización puede suponer una parte pequeña, en términos de biomasa para tu ecosistema de negocios, pero puede ejercer un papel fundamental.

La mayoría de las especies en la naturaleza, como la mayoría empresas en el mundo de los negocios, compiten unas con otras y contribuyen al funcionamiento de sus ecosistemas.

Los ecosistemas biológicos al igual que los sistemas de negocio están siempre sometidos a un constante. Los organismos mutan, evolucionan o cambian de ecosistemas para reducir la incertidumbre y poder progresar.

En el mundo de los negocios ocurre exactamente igual. La tecnología, la innovación, la cultura organizacional, el diseño y la creatividad son herramientas que utilizan las empresas para poder competir en sus nichos de mercado y que tienen como objetivo competir y reducir la incertidumbre.

¿Qué papel juegas actualmente en tu ecosistema?¿Cuál te gustaría jugar?

Etiquetas:
No hay comentarios

Leave a Comment

Your email address will not be published.